Dintel de la página del Museo de Anclas Philippe Cousteau Escudo del Ayuntamiento de Castrillón

Ancla del "Alfonso XIII"


volver

Ancla del "Alfonso XIII"

Ancla donada por el Ayuntamiento de San Sebastián en 1990. Uno de los tesoros que guarda el Museo de Anclas es el áncora del buque Alfonso XIII, uno de los cuatro que llevó ese nombre y cuya singladura es un compendio de la historia española más reciente.

El Alfonso XIII hizo la ruta de las Américas en los felices 20, para después participar en las dolorosas evacuaciones de la guerra civil española.

El buque fue el número 83 de la Compañía Transatlántica Española, fundada en 1.881 por Antonio López, primer marqués de Comillas. Previamente se construyeron otros dos buques con el mismo nombre, también de la compañía, concretamente en los astilleros Denny, de Dumbarton (Escocia).

El primero se incorporó en 1.889 a la línea Cantábrico — Habana — Veracruz y participó en la guerra de Cuba como crucero auxiliar, para hundirse en la bahía de Santander, en 1.915. El segundo Alfonso XIII, otro trasatlántico, fue comprado en 1.916 por . la compañía, tras una larga trayectoria de cruceros entre ambas orillas del Atlántico, y terminó sus días en 1.927, en un desguace italiano.

El Alfonso XIII que nos ocupa, se encargó tras el hundimiento del primero de ellos. Fue el segundo barco que salió de la factoría de la Sociedad Española de Construcción Naval de Sestao, aunque figura con el número 1 de este astillero. La quilla se puso en la grada el 27 de abril de 1.916. Su construcción fue tormentosa. as vicisitudes de la I Guerra Mundial (1.914 — 1.918) aplazaron la botadura hasta el 14 de septiembre de 1.920, ceremonia a la que asistieron los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, con los infantes Carlos y Fernando.

Fotografí del ancla.

Dos meses después, el 27 de noviembre de 1.920, se declara un incendio en el barco, supuestamente intencionado. La entrega del buque se retrasa hasta agosto de 1.923. También en esta ocasión sería visitado por el abuelo del actual rey de España. Las pruebas de mar se realizarían el 1 de septiembre siguiente.

El buque tenía una eslora de 146,49 metros, 19,09 de manga y 9,83 de puntal. Desplazaba 14.400 toneladas, con un tonelaje de registro bruto de 10.551, 60 toneladas. Podía desarrollar una velocidad de 19,5 nudos que le proporcionaban dos turbinas de vapor de 10.700 caballos.

El Alfonso XIII estuvo muchos años destinado a la línea España — Cuba — México — Nueva York, y trasladó al otro lado del charco a numerosos emigrantes, hasta que la inestabilidad política española le obligó a otros menesteres.

Con el cambio de régimen de abril de 1.931, el buque se renombró como Habana, que es como figura en la mayoría de los anales. La Transatlántica no era afecta a la República, por lo que perdió todos sus privilegios. No obstante, el Habana continuó realizando la ruta Atlántica.

El 18 de julio de 1.936 le coge en el puerto de Bilbao, sin poder escapar a la requisa.

Un tiempo después, y ya siendo parte de la Marina Mercante de Euskadi, figura como propiedad de Ramón de la Sota, perteneciente a una de las familias más ricas y más nacionalistas de Neguri, fiel a la República y al Gobierno Vasco.

Cuando los bombardeos comenzaron a hacer mella en el frente norte y ya se vislumbraba la derrota de la República, de la Sota puso el trasatlántico y su yate particular, el Goizeco — Ibarra, a disposición del Gobierno de Aguirre, para evacuar civiles.

La primera salida la realizó el Habana el 6 de mayo de 1.937, con 2.326 vascos a bordo, desde Bilbao hasta La Pallice, antepuerto de La Rochelle (Francia). Para este primer viaje, enarboló la Cruz de San Jorge, pabellón de la Royal Navy, con el beneplácito de los británicos para evitar ataques de la Marina rebelde.

El trasatlántico transportaría más tarde a 4.000 niños al puerto británico de Southampton. Realizaría otras tres evacuaciones, alguna de ellas a Rusia.

Bilbao cayó en manos nacionales el 19 de junio de 1.937, y el buque se refugió en el puerto francés de Burdeos, donde a principios de los cuarenta sufrió un incendio que casi lo destruyó.

Tras este incidente, el Habana, antiguo Alfonso III, fue reconstruido como buque de carga, siendo removida toda la acomodación de pasaje. No sería el único cambio que aún debería arrostrar.

Fue convertido en buque factoría en 1.961, con el nombre de Galicia. El desguace le llegó en Vigo, en 1.978.

El ancla del Alfonso XIII, un ilustre pedazo de la historia reciente de España, reposa ahora varada en Salinas, el mar que tanto singló.

volver


Ayuntamiento de Castrillón.

Tlfn: 985 53 00 50. Fax: 985 53 08 54

Plaza de Europa. Nš1 33450 Piedras Blancas — Castrillón. Asturias

www.ayto-castrillon.es    www.turismocastrillon.com

XHTML 1.0 Strict Válido. CSS Válido.